Si bien Corea del Sur cuenta ya con una trayectoria relativamente larga en el campo de las Humanidades Digitales (HD), las primeras iniciativas no se concebían como producción intelectual con proyección exterior. A principios del siglo XXI, sin embargo, esto comienza a cambiar y surgen proyectos que difunden los resultados de la investigación entre la comunidad internacional (por ejemplo, mediante la participación en congresos y jornadas), y adaptan su medio original para que sus investigaciones sean accesibles para esta comunidad. Un ejemplo de ello es el Veritable Records of the Joseon Dynasty [조선왕조실록(朝鮮王朝實錄) en coreano]. Este nace en un ámbito intelectual completamente analógico, puesto que se desarrolla entre los años 1413 y 1865, pero que a partir de 1968 da el salto al campo digital mediante el proceso de transcripción, traducción, indexación y digitalización de estos registros con el fin de compendiar toda la obra que se había realizado a principios del siglo XX pero de un modo mucho más comprensible y accesible (Cha, 2015). Con este salto a la digitalización y difusión de la información que estos anales contenían, surgió un proyecto de HD. Como actividad histórica, el objetivo de los anales era dejar constancia de las hazañas de los reyes y los acontecimientos que durante su reinado tenían lugar. Sin embargo, por otro lado, en el ámbito de las Humanidades Digitales, la finalidad ha variado a lo largo de su desarrollo. En un primer lugar se buscaba crear un servicio en línea de preservación y gestión del patrimonio cultural e histórico, al mismo tiempo que perpetuar la vinculación de la cultura histórica coreana con sus referentes materiales. Sin embargo, a partir de 2015, con este objetivo ya consolidado, los esfuerzos se han dirigido al perfeccionamiento de la usabilidad y la funcionalidad del sitio web, útil como medio de uso y difusión.

El proyecto digital vio sus inicios en 1995 con el pionero Kim Hyeon, quien se encargó de trasladar la información digitalizada y marcada a CD-ROM; y que, posteriormente, iniciaría el proceso de marcación con XML de estos mismos datos (Cha, 2018). A lo largo de los años el equipo que se encarga de su gestión –tanto de los aspectos más relacionados con el aspecto digital como de aquellos que dependen más de la investigación histórica– ha cambiado y crecido1 a un ritmo elevado. No obstante, el sitio web únicamente indica que actualmente se encuentra gestionado por el Instituto Nacional de Historia de Corea2 (국사편찬위원회 en coreano) y operado por la compañía surcoreana Diquest.

Antes de comenzar el análisis funcional del proyecto, cabe destacar que, si bien el sitio web cuenta con una traducción al inglés, no es completa ni rigurosa, pues, el contenido en inglés es únicamente de carácter informativo: incluye información del mismo, de su gestión y un breve tutorial de cómo navegar en el archivo digitalizado. Empero, es importante resaltar que la presentación de la información a lo largo de todo la web se basa en texto y no en imágenes, por lo tanto, en caso de no comprender los textos en coreano, estos se pueden traducir fácilmente con un servicio de traducción instantánea en línea. Asimismo, tampoco profundiza demasiado en la información sobre acerca del mismo, a pesar de que, a nivel funcional, permite explorar de manera fluida y dinámica sus contenidos. Es decir, no aporta información institucional o interna sobre la disposición y organización del contenido, pero si se incluye de manera breve y concisa en el formulario de nominación3 del objetivo en el sitio web de la UNESCO4, también difundido en abierto e inglés. En este archivo se puede encontrar tanto información que se encuentra dispersa en la página web de Veritable Records of the Joseon Dynasty como otros datos que no aparecen en ella. Aunque, si bien es necesario señalarlo, el origen de los datos no afecta a la hora de analizarlos en este caso.

Este informe indica que el gobierno surcoreano, no solo es el encargado de la gestión del proyecto mediante el Instituto Nacional de Historia de Corea, sino que consta como dueño de este y de su contenido. Dato relevante pues supone financiación gubernamental, por ende, será un factor importante por considerar cuando se analiza el rigor y la imparcialidad de sus objetivos, además sirve como garante de la continuidad del proyecto, particularmente en lo que refiere a motivos económicos. Otro dato notable que se observa es respecto a los datos cuantitativos del inventario, cuenta con un total de 2077 libros, producto de la unificación de los cuatro anales originales.

Otra reseña, y de carácter significativa para el acercamiento al proyecto desde el ámbito de las Humanidades Digitales, es que no refleja explícitamente en el sitio web ni en el informe el método de etiquetado, así como tampoco figura el código para gestión de metadatos del inventario. No obstante, fuentes externas han analizado las complejas estructuras de XML que yacen debajo de la información visual que el usuario recibe (Cha, 2018).

Asimismo, es necesario analizar la navegación del sitio web y el catálogo del contenido, estos son mayoritariamente textos, pero de representación variada, incluyendo archivos de imagen JPG, escritos originales y sus traducciones a coreano actual sin formato. Mientras que, el índice y los distintos archivos del inventario no han sido traducidos a otros idiomas, por ello es necesario, en caso de no comprender la lengua coreana, trabajar con traductores o diccionarios. A pesar de este inconveniente lingüístico, la presentación del contenido es clara y eficiente.

En primer lugar, cabe destacar que la página principal del sitio web es una versión resumida del catálogo completo del proyecto, lo cual facilita una navegación y una labor de investigación sencilla, dinámica y eficiente ya desde un inicio. También, se mantiene eficiencia y dinamismo en la navegación del índice, información en submenús, de modo que se reduce al máximo el ruido que aparece en la interfaz que se presenta al usuario. No obstante, solo es desde el punto de vista navegacional, pues no se omite ningún tipo de información, aún más, no existen opciones de búsqueda sencilla o avanzada, sino que el propio sistema de exposición clasificado permite realizar fácil e intuitivamente la selección del archivo específico al que el usuario quiere acceder. Igualmente, permite búsqueda múltiple a partir de términos clave, si bien especificidad y clasificación dinámica del modo sencillo desaparecen, ya que no existe la posibilidad de realizar selección múltiple o trabajar con distintos documentos de modo comparado.

De manera similar, en las páginas individuales de cada objeto del catálogo solo se incluye información estrictamente necesaria, el archivo en versión original, su traducción a coreano y un apartado de diseño no invasivo destinado a la modificación de las opciones de visualización de ese contenido. De este modo, estos aparecen inmediatamente en la pantalla y su observación no se encuentra obstaculizada por ningún elemento externo. Puede apreciarse un botón que conduce a una ventana flotante en la que, junto a las dos versiones escritas, podría visualizarse una imagen en formato JPG del texto original digitalizado.

El último elemento por analizar es la política de uso, distribución y modificación tanto de la información como del contenido de este proyecto. El Instituto Nacional de Historia de Corea posee derechos de autoría y de difusión online, indicado en el sitio web. Si bien, no se explicita en el sitio web las limitaciones de uso del usuario, sin embargo, son mencionadas tanto en la página del Instituto como en el documento perteneciente a la UNESCO, mencionado previamente. Asimismo, por el interés de dicha institución por el open data, el contenido es 100% accesible y reutilizable por el interesado siempre que se haga referencia correctamente a la fuente de obtención de dicha información. Sin embargo, se prohíben cambios, reproducción, distribución y reinterpretación no autorizados de los documentos.

Se puede concluir, que se trata de un resultado surgido de la evolución orgánica de un compendio de documentos textuales y gráficos en formato tradicional, a todo un sistema ontológico de interés y uso público, general e internacional. Aunque la información presentada puede no ser suficiente para un académico versado en las HD; sin embargo, si se hace un acercamiento desde esa óptica, el Veritable Records of the Joseon Dynasty responde satisfactoriamente a las necesidades generales que puede tener un investigador estándar o cualquier otro usuario que desee aproximarse a ese contenido. Por ello, representa un claro ejemplo de transversalidad, con un público objetivo variado e ideado para tener un impacto generalizado, lejos de convertirse en una fuente de información restringida o incluso desconocida hacia aquellos individuos que demuestren interés por los anales de la dinastía Joseon.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Cha, J. (2015). Digital / Humanities: New Media and Old Ways in South Korea. Asiascape: Digital Asia, 2(1-2), 126-147. https://doi.org/10.1163/22142312-12340022

Cha, J. (2018). Digital Korean Studies: Recent Advances and New Frontiers. Digital Library Perspectives, 34(3), 227-244. https://doi.org/10.1108/DLP-04-2018-0013


[1] En el sitio web oficial incluyen un apartado dedicado a los participantes del proyecto entre 2005 y 2015, en coreano: http://sillok.history.go.kr/intro/people.do.