Recordando a un amigo

Cristina Peretti Peñaranda

Resumen


Como muy acertadamente afirma Derrida, el duelo que sigue a la muerte se prepara y anticipa siempre mucho antes de dicha muerte: ese es el tiempo mismo de la vida pero también el tiempo de la amistad. Y su ley. Esa ley que dicta que, entre los amigos, uno ha de morir necesariamente antes que el otro y que este último, por consiguiente, se queda solo ante ese acontecimiento terrible, singular y siempre único que es la muerte de su amigo, abocado ya exclusivamente al trabajo de duelo, a recordar al amigo, a llevarlo consigo el resto de su vida: “Die Welt ist fort, ich muss dich tragen”, aseguraba Paul Celan. “El mundo se ha ido, tengo que llevarte”.


Texto completo:

PDF


DOI: http://dx.doi.org/10.5944/endoxa.38.2016.16595

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN (versión electrónica): 2174-5676
ISSN (versión impresa): 1133-5351




Licencia de Creative Commons