Revisión y limitaciones de la Investigación Militante en el estudio de los movimientos sociales

Javier Ortega Fernández

Resumen


Los movimientos sociales de base asamblearia promueven, en muchas ocasiones, la defensa y aplicación de procesos participativos. Esta correlación también se ha incorporado al estudio de los movimientos sociales, concretamente al campo de la investigación comprometida con las transformaciones sociales. Términos epistemológicos como «conocimiento situado» (Haraway, 1995) han motivado a que desde la Investigación Militante se cuestione el mantra de la objetividad científica y, de este modo, se articulen metodologías junto y con los movimientos sociales. El presente artículo pretende seguir dicho paradigma, enmarcándose en un trabajo etnográfico sobre el movimiento antidesahucios (España). Nos haremos valer de reflexiones aplicadas en relación a la polémica triangulación militancia-academia-investigación. Entre otras cuestiones nos preguntamos: ¿es suficiente una etnografía implicada con la acción colectiva para generar un espacio de sinergia entre el conocimiento académico y los movimientos sociales?, ¿a qué limitaciones nos enfrentamos? En esta línea se realiza un ejercicio retrospectivo y (auto)crítico a partir de diferentes experiencias que tuvieron lugar durante el desarrollo del trabajo de campo. En consecuencia, se concluye que no es suficiente con la predisposición y la voluntad de generar un proyecto de investigación militante, tenemos la responsabilidad de revelar los sesgos academicistas que debilitan la articulación de prácticas epistemológicas implicadas con la acción colectiva.

The social movements assembly usually promote the defence and application of participatory processes. This correlation has also been incorporated to the study of social movements, specifically to the field of research that is committed to social transformations. Epistemological terms like «Situated Knowledges » (Haraway, 1991) have motivated the Militant Research to discuss scientific objectivity. And thanks to this, they have articulated methodologies together and with the social movements. This article pretends to follow such an above mentioned paradigm within an ethnographic work on the evictions movement in Spain. We will use theoretical reflections applied all in relation to the controversial triangulation: militancy-academy-investigation. Among other questions we ask ourselves: Do we have enough with an ethnography involved with the collective action to generate a space of synergy among the academic knowledge and the social movements?, which limitations are we facing? Following this, a retrospective and critical exercise is made from different experiences which took place during the development of the work of field. In consequence, we conclude by saying that it is not enough with the predisposition and the will to generate a project of Militant Research, we should also have the responsibility to reveal those academic bias that weaken the articulation of epistemological practices involved with the collective action.


Palabras clave


Investigación Militante, movimiento social, epistemología, etnografía, Militant Research, social movement, epistemology, ethnography

Texto completo:

PDF


DOI: https://doi.org/10.5944/ts.6.2020.29162

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Licencia de Creative Commons
Este revista está sujeta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional

 

Tendencias Sociales. Revista de Sociología
Departamento de Sociología III. UNED 
Calle Obispo Trejo 2
28040 - MADRID

e-ISSN: 2603-8366