De las posesiones materiales a las posiciones argumentativas

Gustavo Faigenbaum

Resumen


Este artículo trata dos preguntas básicas: 1) ¿Por qué argumentamos?, y 2) ¿Por qué ciertos esquemas argumentativos son más convincentes que otros? Para responder a estos interrogantes se despliega una narrativa que ilustra cómo, tanto en la historia de las sociedades humanas como en el desarrollo psicológico de los individuos, los seres humanos aprenden a utilizar el discurso argumentativo como herramienta de mediación para evitar la lucha directa por los bienes en disputa. Las personas argumentan para defender sus derechos y sus propiedades, lo cual implica siempre tomar posición frente a los interlocutores. Los argumentos son convincentes en virtud de que encarnan un cierto sentido de justicia, es decir, de que representan un cierto equilibrio entre las partes en conflicto

Palabras clave


argumentación; Chaim Perelman; equilibración; Juan Samaja; pacto social; propiedad; reciprocidad; regla de justicia

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.