Disfunciones de la democracia directa en la Unión Europea: corporativismo y ausencia de ciudadanía. El caso particular de la Iniciativa Ciudadana Europea

Isabel Báez Lechuga

Resumen


La crisis financiera que estalló en 2008 se convirtió rápidamente en una crisis económica y social que afectó al ámbito institucional de la política. La presión popular para un mayor control de sus gobernantes ha derivado en reformas institucionales que introducen instrumentos de participación directa en la vida política. La Unión Europea no ha sido ajena a este empeño. Con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa y la aprobación del Reglamento en febrero de 2012, se crea la Iniciativa Ciudadana Europea (ICE), la cual pretende dar respuesta a la desafección continuada y a las exigencias para un mayor control y transparencia en la toma de decisiones. Este artículo no pretende realizar un análisis de la Iniciativa Ciudadana Europea. La ICE es solo un instrumento más al servicio de los ciudadanos para acceder a la vida política de la Unión. El desconocimiento de los mismos, sin embargo, conduce a la conclusión de este estudio: en realidad los mecanismos de democracia directa ya existen, pero su infrautilización por parte de los ciudadanos es debida al desconocimiento, mientras que una élite aprovecha esa situación para apropiarse de ellos. Este artículo se divide en tres secciones. En primer lugar, se analiza la capacidad de movilización entre los ciudadanos que ejerce la ICE así como la posibilidad de que ésta devenga un motor de cambio institucional. En segundo lugar, se analizan siguiendo el mismo esquema estructural, los otros instrumentos participativos que ofrece la Unión y su modalidad ejecutiva, para concluir que se trata de corporativismo y no de participación democrática. En una tercera parte, se establece un análisis entre el ejercicio real de los instrumentos participativos, los grupos de interés, las instituciones y la relación con la ciudadanía: la percepción de la legitimidad es fundamental para sostener la futura evolución del sistema. Finalmente, la conclusión del artículo conlleva una reflexión sobre la necesidad de corregir el juicio entre la realidad y la percepción normativa del entramado constitucional europeo. La incorporación de nuevos mecanismos de democracia directa no puede obviar el pobre resultado aportado por el uso de los ya existentes, con el fin de evitar una inflación instrumental que no consiga solucionar los problemas de percepción de lejanía y abulia de las instituciones europeas. Si el objetivo es la revitalización democrática, la introducción de más instrumentos participativos, no bastará.

The financial crisis started in 2008 and became an economic and social crisis influencing the political institutions. The popular pressure for a greater control on their representatives claims for institutional reforms introducing direct democracy in the political life. The European Union has been affected by these demands. With the entry into force of the Treaty of Lisbon, the European Citizen’s Initiative has been created to give an answer to the growing political disaffection and to claim for more political participation, transparency and control in the decision-making process. Nevertheless, this article does not have the purpose to analyse the European Citizen’s Initiative. This resource is just one more tool to access to the political framework of the EU. The lack of awareness of these tools, however, leads to the conclusion of this paper: there are already existing direct democracy mechanisms, but its under-use is due to the ignorance while elite takes benefit of this situation. This article is divided in three sections. Firstly, the capacity of mobilisation by the European Citizen’s Initiative is analysed. Secondly, other direct democracy tools are analysed to conclude that there is no citizen participation but corporatism. Thirdly, the perception and the legitimacy are scrutinised according to the real use made by lobbies. Finally, the article holds a reflexion on the necessity to correct the misperception and reality of the legal initiative in the EU framework. The creation of new direct democracy tools cannot hide the poor results obtained by the existing ones. If the purpose by introducing direct democracy resources is the revitalisation of democracy, then the growing number of direct tools cannot be the solution, but instead, improve the quality of the existing ones.


Palabras clave


Unión Europea;democracia directa;democracia representativa;corporativismo;participación ciudadana;European Union;European Citizens’ Initiative;direct democracy;representative democracy;institutional balance;citizens´participation

Texto completo:

PDF


DOI: https://doi.org/10.5944/rduned.18.2016.16891

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Copyright (c) 2018 Revista de Derecho de la UNED (RDUNED)

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.